Terapia Reichiana

 

Wilhelm Reich fue un discípulo disidente de Sigmund Freud. Participó activamente en al elaboración y evolución de la teoría y la práctica psicoanalítica dirigiendo, entre otras cosas, durante seis años en Viena, el seminario técnico psicoanalítico. En 1933 publicó “El análisis del carácter” una obra fundamental que marcará profundamente la concepción de la cura.

Reich se aparta del psicoanálisis freudiano por varios motivos: por el acento que pone en la genitalidad, por la importancia que le da al punto de vista energético en el funcionamiento psíquico, y por el papel cada vez más preponderante que Reich le concede al cuerpo y a las manifestaciones somáticas en el proceso terapéutico.

Fundamentos teóricos

La teoría de Reich se basa en la hipótesis de la unidad funcional del organismo que engloba desde los sentimientos psíquicos más elevados hasta las reacciones biológicas mas profundas.
Reich hará del orgasmo la pauta prototípica del funcionamiento energético del organismo, con un ciclo que conduce de la tensión a la carga y de una descarga a la relajación. Esta carga y descarga de energía es la que llamará orgón.

Para Reich, todo trastorno psicosomático implica un trastorno de la función orgástica (con la correspondiente perturbación del flujo bioenergético de las corrientes vegetativas que la acompañan). Así, la curación de los desequilibrios psíquicos pasa por el restablecimiento de la libre circulación de la energía y la recuperación de la plena potencia orgástica.

En El análisis del carácter, Reich introdujo la noción de coraza caracterial. Según él, el carácter del paciente, que constituye la estratificación de los mecanismos de defensa que ha elaborado a lo largo de su existencia, se manifiesta en la cura como una resistencia a la eliminación de la represión. De este modo, las experiencias permanecen vivas en el presente en forma de actitudes caracteriales.

En su obra La función del orgasmo, Reich da un paso más y demuestra que a la coraza caracterial le corresponde una coraza muscular, es decir que la represión de las pulsiones y las emociones se efectúa a través de la contracción de ciertas zonas musculares.

Para Reich la disolución de la tensión muscular libera la energía vegetativa y trae nuevamente a la memoria la situación que originó la represión. Este proceso terapéutico también supone un trabajo sobre la respiración que permite que el paciente recupere su plena amplitud respiratoria.

Reich bautizó con el nombre de vegetoterapia a este nuevo enfoque terapéutico, que combina el análisis de las actitudes caracteriales con un trabajo específico sobre la coraza muscular. 

El enfoque terapéutico de Wilhelm Reich constituye uno de los fundamentos esenciales de la psicología humanista, difundida básicamente a través de las técnicas elaboradas por su discípulo Lowen, fundador de la bioenergética*.

El legado de Reich es particularmente importante para todo el movimiento de las nuevas terapias.


Lecturas:

W. Reich, “El análisis del carácter” Ed. Paidos.
W. Reich “La revolución sexual” Ed. Planeta Agostini.

Fuente "Guía práctica de las nuevas terapias". Edmond Marc, Ed. Kairós.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: